Fiestacultura Nº98

 

Las normas cívicas con que nos regimos actualmente son las mejores que nunca haya tenido España. Los avances en derechos humanos, educación, sanidad, asistencia humanitaria y arte nunca se habían dado con tanta determinación como con la democracia actual. Desgraciadamente, las sociedades nunca han sido constantes con los planteamientos humanistas. Todos los avances sociales que se han logrado a lo largo de la historia han tenido altibajos, cuando no retrocesos clamorosos. La libertad de expresión, que era una cuestión irrenunciable en la década de los setenta y los ochenta, se ha visto zarandeada a principios del siglo XXI. Ha habido partidos políticos que incluso han reivindicado ilegalizar a otros partidos políticos cuyos principios ideológicos no coincidían con los suyos. Y uno de los aspectos en que se detecta ese retroceso es en la falta de rigor de los razonamientos. En la actualidad el lenguaje se usa cambiando el significado del mismo. Libertad, terrorismo, golpe de estado, amnistía, independencia judicial, justicia, democracia, promoción cultural, acompañamiento artístico, arte, libertad de enseñanza, o sanidad pública, entre otros muchos términos, no significan en estos momentos lo mismo que significaban hace veinte años.

24€ al año suscripción anual
*Recibirás 4 números al año

fiesta-cultura-94

Editorial

Perder el norte

Las normas cívicas con que nos regimos actualmente son las mejores que nunca haya tenido España. Los avances en derechos humanos, educación, sanidad, asistencia humanitaria y arte nunca se habían dado con tanta determinación como con la democracia actual. Desgraciadamente, las sociedades nunca han sido constantes con los planteamientos humanistas. Todos los avances sociales que se han logrado a lo largo de la historia han tenido altibajos, cuando no retrocesos clamorosos. La libertad de expresión, que era una cuestión irrenunciable en la década de los setenta y los ochenta, se ha visto zarandeada a principios del siglo XXI. Ha habido partidos políticos que incluso han reivindicado ilegalizar a otros partidos políticos cuyos principios ideológicos no coincidían con los suyos. Y uno de los aspectos en que se detecta ese retroceso es en la falta de rigor de los razonamientos. En la actualidad el lenguaje se usa cambiando el significado del mismo. Libertad, terrorismo, golpe de estado, amnistía, independencia judicial, justicia, democracia, promoción cultural, acompañamiento artístico, arte, libertad de enseñanza, o sanidad pública, entre otros muchos términos, no significan en estos momentos lo mismo que significaban hace veinte años. Y obviamente en ese batiburrillo de cambios de significado el ganador es siempre el intolerante, aquel que se rige por tabús inamovibles: poder, dios, patria, raza, supremacía, beneficios… Y cuando los debates políticos se centran en esos temas, el arte queda abandonado en un rincón de la memoria. Y eso es lo que está aconteciendo hoy en día. La libertad de expresión en el arte se está viendo amenazada constantemente. En el número anterior de Fiestacultura se reseñaba el espectáculo Altsasu de la compañía La Dramática Errante y allí se comentaba que se trataba de “una pieza que podemos catalogar como teatro histórico sobre unos hechos que se convirtieron en una causa mediática y política de primer orden. Por un lado, por la difusión televisiva del mensaje que transmitió la autoridad, que defendía la falta de convivencia y, por otro lado, la visión, en este caso de los jóvenes navarros, que aducían la persecución, el acoso y la represión por parte de las autoridades por prejuicios políticos. Las sentencias fueron ejemplarizantes… y las heridas políticas sangrantes. La obra intenta ser imparcial y no toma partido por ninguna de las dos versiones de los hechos. Simplemente narra lo que sucedió y cómo lo interpretó cada una de las partes en conflicto.” Y citamos este ejemplo porque ha habido un movimiento para evitar que la obra se representase en La Abadía de Madrid, acusándola de apología del terrorismo. O sea, que narrar unos hechos tal como acaecieron, sin tomar partido, es un acto penalizable (apología del terrorismo). Nuestra sociedad necesita urgentemente que los partidos democráticos y los medios de comunicación reencuentren la sensatez y abandonen los tabús. Y, así mismo, los artistas escénicos y los programadores necesitan plantearse su función dentro de esta tendencia que hace avanzar nuestra sociedad hacia la involución. 

Sumario

18 Artículos

56 Páginas


Editorial:
Perder el norte

QUIQUE

35 años de teatro en Bogotá.
VENUS ALBEIRO SILVA

La mar de poemes.
JOAN MANUEL GURILLO

Orgull de la nostra Vila.
MANEL PITARCH

¡Llegan los títeres a Portsxinel·la!.
REBECA CASTRO PINZÓN

Los títeres en el Teatro de Calle contemporáneo.
JAUME LLORET I ESQUERDO

Bambalina y sus adaptaciones de clásicos a títeres.
JOSÉ VICENTE PEIRÓ

40 años de La Tía Norica.
PEPE BABLE

100 años de Los Títeres de Cachiporra.
JUAN JOSÉ GARCÍA

Muñecos articulados de escaparates.
VIRGILIO TORTOSA

A pie de calle.
LAIA VILANOVA

Una sociedad de mierda.
PAULA ESCAMILLA

Castillos y pilares andantes.
JORDI BERTRAN

Paco Mariscal. Un vecino ilustre del Riu Sec.
XAVIER LATORRE

Semana Santa Rarámuri.
PAOLA TÁSAI

Teatroteca.
MIREIA MARQUÉS

vinyeta-quique-94

FAICP. 35 años de teatro en Bogotá

VENUS ALBEIRO SILVA

El XXXV FAICP (Festival Artístico Internacional de Cultura Popular. Carnaval de la Alegría) realizó, a finales de 2023, una programación de arte y cultura popular impactante para celebrar sus 35 años de fundación. Fueron treinta y cinco días de festival presencial y virtual, con treinta y cinco países participantes, trescientas cincuenta y cinco funciones de teatro, circo, música, danza, literatura, artes plásticas y audiovisuales. Transmisiones en directo por plataformas digitales, redes sociales, medios masivos y alternativos de comunicación.

Procesos. La mar de poemes

JOAN MANUEL GURILLO

En 1984 un colectivo de actores de Castellón iniciamos nuestro primer trabajo profesional al cobijo de la Diputación de Castellón y de Ximo Puig, que por aquel entonces era diputado provincial de cultura. En colaboración con Valentí Pinyot del grupo Pimpinelles se organizó la primera ‘Campanya de teatre a l’escola’ que se hacía en el País Valencià, con la que realizamos más de 140 funciones con el espectáculo Puja’t al carro (historia del teatro) de Carles Pons. Después de esta experiencia nace la Companyia de Teatre Conino Gurillo en 1986, creando espectáculos afines al clown, el cabaret y teatro didáctico para campañas escolares.

Francisco Tàrrega. Orgull de la nostra Vila

MANUEL PITARCH

Eran las 20.30 horas del primer día de diciembre. Los alrededores del Centro de Tecnificación Deportiva de Vila-real mostraban una retahíla de gente llegando al edificio, convertido ahora en auditorio para una velada muy especial. Una cita que había generado expectación por unir dos referentes importantes de la ciudad: Francisco Tàrrega Eixea, el gran guitarrista internacional, y el Villarreal Club de Fútbol, que celebraba el centenario de su fundación y patrocinaba el acto.

¡Llegan los títeres a Portsxinel·la!

REBECA CASTRO PINZÓN

Crear un festival en medio de las montañas parece una locura, quizás sería más fácil hacerlo en la ciudad, donde contar al público a puñados y llenar las cifras de los titulares de prensa para decir que es un éxito asegurado. Pero el Festival Internacional de Titelles Portsxinel·la es un evento que nace y crece en la comarca de Els Ports de Castelló, una zona rural en el interior de Castelló, con una actividad en su mayoría agraria, donde la lucha diaria se acompaña por mantener pueblos y habitantes, colegios y familias, por seducir a la gente joven para que se quede y haga proyectos, por conciliar la vida actual con el campo.

Los títeres en el Teatro de Calle contemporáneo

JAUME LLORET I ESQUERDO

El Teatro de Calle contemporáneo se fundamenta en la experimentación de los movimientos vanguardistas y fue utilizado masivamente en la revolución rusa, en el periodo democrático de la República del Weimar alemana y en la II República Española. Sin embargo, tal como lo entendemos hoy, el Teatro de Calle contemporáneo nace en el ambiente contestatario europeo de los años sesenta. En España fue a principios de la década siguiente que lo adoptan algunos grupos de teatro antifranquistas, como por ejemplo la compañía catalana Comediants, que recurren a él para ponerlo al servicio de unos contenidos transgresores contra el poder y la dictadura.

Bambalina y sus adaptaciones de clásicos a títeres

JOSÉ VICENTE PEIRÓ

El teatro de títeres no sería lo mismo sin la existencia de la compañía valenciana Bambalina Teatre Practicable. Como expresó el añorado Guillermo Heras, “se encuentra entre nuestros creadores que no trabajando desde la tradición del texto, incluso proviniendo de mundos tan claros como las artes plásticas, la danza, el circo o la pura imagen, están aportando excelentes propuestas de literatura dramática vinculada a su espectáculo”.

El pasado y el hoy de La Tía Norica

PEPE BABLE

Para hablar de una manifestación teatral como La Tía Norica, indefectiblemente hay que tener en cuenta su historia. Más de dos siglos contemplan su devenir, muchos artistas y artesanos han trabajado para su creación y mantenimiento, y varias generaciones de públicos han disfrutado sus espectáculos. Y como los rasgos principales de su historia son conocidos, solo pasearé ligeramente por su pasado más reciente y su momento actual.

100 años de Los Títeres de Cachiporra

JUAN JOSÉ GARCÍA

Federico García Lorca empieza a escribir una obra de títeres en el verano de 1921, animado por las conversaciones que había tenido en Madrid con Adolfo Salazar acerca de la posibilidad de recuperar la tradición, casi desaparecida, del teatro de cachiporra andaluz. Sobre los vecinos de Asquerosa a los que pregunta acerca de ese teatro popular le comunica a Salazar por carta el 2 de agosto: “Las cosas que recuerdan los viejos son picarescas en extremo y para tumbarse de risa”. Salazar responde el 13 de agosto que “si consiguiéramos interesar a los rusos sería estupendo”, lo que sugiere que ambos habían considerado la posibilidad de que el proyecto de los títeres en forma de ballet pudiera interesar a Diáguilev. Salazar anhelaba que dichas manifestaciones populares de muñecos pudieran adaptarse y programarse en los grandes teatros europeos.

Los títeres en Colombia

IVÁN DARÍO ÁLVAREZ

Al contrario de Europa o Asia, Colombia no goza de una tradición milenaria. Esto no significa que no tenga una historia.

Es común decir que en todas las culturas hay un pasado mítico, en cuyos ritos, el ídolo, se señale como pariente del teatro de muñecos. Se intuye que el chamán oficiaba en ceremonias con figuras de poder mágico que mediaban entre los hombres y sus dioses.

Muñecos articulados de escaparate

VIRGILIO TORTOSA

Con y sin movimiento, los muñecos articulados vistiendo escaparates han sido una práctica habitual de ciertos establecimientos tradicionales, antes de que los maniquíes estandarizados se impusieran como reclamo en buena parte de las tiendas. Títeres o autómatas que, por una u otra razón, han acabado convirtiéndose en emblema de un comercio hasta el punto de quedar íntimamente ligados a su producto, por no decir el reclamo que suponen en los Grandes Almacenes de grandes ciudades.

A pie de calle

LAIA VILANOVA

Existe muy poca bibliografía sobre las Artes de Calle en España. De hecho, en nuestro país sólo se encuentran un puñado de estudios que se pueden contar con los dedos de las manos. Pese a ello, el Estado español tiene un gran número de artistas y de compañías de calle, algunas de ellas son grandes referentes mundiales de esta disciplina artística. La eclosión del nuevo Teatro de Calle es relativamente reciente, ya que se concreta en el último tercio del siglo XX como un modo de rebelarse contra la dramaturgia adoctrinadora del momento.

Una sociedad de mierda

PAULA ESCAMILLA

Bien es sabido que desde tiempos inmemoriales hemos utilizado el arte como forma de expresión para relacionarnos con nuestro entorno y con nuestra comunidad. A través de él podemos generar vínculos, exteriorizar emociones, reflexionar, tomar conciencia, aprender… en un entorno completamente seguro y consentido, ya que la expresión artística, aunque materialice una idea y la haga tangible, se desarrolla en un universo extra cotidiano y ficticio.

Castillos y pilares andantes

JORDI BELTRAN

Las construcciones de castillos humanos que se levantan en Catalunya son hoy una manifestación proclamada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. También lo es la ‘muixeranga’ de la localidad valenciana de Algemesí, en tanto que forma parte de las Fiestas de la Virgen de la Salud, el verdadero origen de los castillos catalanes. Desde el siglo XVII la documentación prueba la existencia de cuadrillas profesionales procedentes de tierras valencianas que viajaron por la Península Ibérica para exhibir en la festividad del Corpus Christi o en las celebraciones patronales sus acrobacias y torres. Estos bailes de valencianos fueron adoptados en diferentes territorios y copiados por danzantes autóctonos.

Paco Mariscal. Un vecino ilustre del Riu Sec

XAVIER LATORRE

Paco Mariscal tenía muchas virtudes conseguidas con un denodado esfuerzo; muchas de sus múltiples facetas fueron cultivadas por sí mismo con un ahínco encomiable. Tuvo claro que, aunque tuviera que ejercer de albañil de joven, lo suyo era formarse. Tenía un apetito insaciable por la cultura y ello le llevó a estudiar tenazmente en horario nocturno en el Instituto Ribalta, mientras trabajaba en una fábrica durante el día. De Castellón se fue a Barcelona, donde cursó los estudios de Filosofía y Letras. El inquieto Mariscal se acercaba además al Goethe Institut de la ciudad condal, donde comenzó a aprender el alemán, un idioma que le permitía, además, trabajar durante los veranos en tierras helvéticas. Una lengua, la germana, que domina toda su familia, su mujer, Carmen Vilar, y sus tres hijos, Helena, Francesc y Carme, la pequeña del clan.

Semana Santa Rarámuri. La lucha entre el bien y el mal

PAOLA TÁSAI

Si pudiera describir a la sierra tarahumara en Chihuahua, al norte de México, diría sólo una palabra: hogar. No he conocido a una sola persona que no se enamore de ese lugar, quienes nos criamos en las montañas estamos conectadas con ellas de una manera u otra. Yo soy una persona mestiza y quizás no sea la más adecuada para hablar en este texto de una tradición tan sagrada y milenaria que en la actualidad se expresa con un sincretismo muy particular. Entiéndase que lo que aquí escribo se trata de la palabra de una chabochi (que le interesa conectar con sus raíces ancestrales y que pretende acercarse para generar diálogos interculturales desde una ética creativa), es decir, en ningún momento soy una persona dando voz a la comunidad (pues la comunidad tiene su propia voz).

Teatroteca

MIREIA MARQUÉS

Comentario del libro Exilios y regresos. Max Aub, José Monleón y Núria Espert, con prólogo de José Ramón Fernández y edición de Esther Lázaro y Ángela Monleón. (Editorial Primer Acto)

Ejemplos

Fiestacultura 86 page exemple 1
Fiestacultura 86 page exemple 2
Fiestacultura 86 page exemple 3
Fiestacultura 86 page exemple 4

Revista Fiestacultura

Suscríbete!

Y recibe 4 números por tan sólo 24€ al año. La subscripción anual te da derecho a recibir en tu casa la revista y a acceder a los archivos de Fiestacultura.

suscripción a Fiestacultura

Pin It on Pinterest